En los meses anteriores un grupo de personas que actualmente cursamos la licenciatura en Estudios Latinoamericanos de la Universidad Nacional Autónoma de México -con la dirección de la Doctora Cynthia García Martínez-, tuvimos como objetivo el construir un proyecto en el cual se reseñarán artículos académicos sobre América en el siglo XVIII.    

Integrantes
fshnor Daniela Dionne Straffon Arias. Segundo semestre. Me gustan los videojuegos. María Rocha Licona. Segundo semestre. Formo parte de Norteñas bordando paz y Mujeres contra la guerra. Me gusta la…

No hay que olvidar que nos encontramos en una situación mundial extraordinaria; la pandemia ha traído consigo la adaptación a nuevas formas sociales de distanciamiento físico, y por supuesto... de divulgación. La problemática es clara: las bibliotecas continúan cerradas y las opciones digitalizadas sobre América en el siglo XVIII son limitadas.

¿Cómo conseguir nuestro objetivo? Se optó por recurrir a reseñas de libre elección (y de libre acceso) que reflejarán las preocupaciones e intereses de las personas que estamos involucradas en el proyecto; es por eso que los temas recurrentes son la historia de las mujeres y de género, afrodescendencias, indígenas y resistencias... todo desde el lente de la historia no hegemónica.

Supone una crítica a las normas hegemónicas; una visión diferente del mundo tal y como cada disciplina y método implica su propia cosmovisión.

¿Reseñas? ¿Para qué? Las reseñas son una herramienta para difundir novedades editoriales y agilizar la búsqueda de material específico sobre un tema. Por otro lado, es importante retomar aquí uno de los objetivos del proyecto: la importancia que tiene la lectura crítica de trabajos académicos (y su posterior difusión), creando algo que nos permita salir de las aulas virtuales universitarias.

Me permito aquí entrar en la sonada discusión sobre la importancia del libre acceso a artículos y libros; si bien las bibliotecas han sido las que han soportado por más de tres decádas el constante incremento en el costo de las publicaciones periódicas que se ponen a disposición "pública"; en una época como la nuestra de capitalización del tiempo de estudio es importante rescatar lo vital de rebasar los dogmas epistemológicos de la modernidad, los principios de realidad que reducen lo real a sus más simples expresiones.

Son estas reglas del lenguaje académico las que prescriben una forma de entender el mundo y prohíben otras, la jerga academicista inscribe una determinada visión del mundo que nos violenta mentalmente... es un lenguaje ideal que permanece ciego a los aspectos que no cuadran bien con los intereses que vela.

Algo más que trajo la pandemia es la vislumbración de que aún falta mucho que hacer con respecto al libre acceso de artículos y libros; tan solo la Organización de Estados Américanos en conjunto con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos estimaron que desde la irrupción de la pandemia COVID-19, a nivel global cerca de 1.050 millones de estudiantes de todas las edades han sido afectados, limitando o modificando las oportunidades educativas.

Es impetuoso seguir exclamando y luchando contra esta brecha de desigualdad asociada a factores económicos, culturales y sociales que siguen terriblemente pronunciados; pues si bien el uso de la tecnología es una de las estrategias para afrontar estos limitantes; según las últimas cifras publicadas por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU) a fines de 2019, casi un 23% de la población en las Américas no contaba con acceso a internet. En algunos países los números son de más del 70%.

Aunado a los desafíos de la brecha digital, en algunas regiones también se presentan limitaciones en el acceso a la electricidad. No quiero dejar de lado a las poblaciones indígenas, donde el aceso a la electricidad es sólo del 82%. El artículo 15 de la Declaración Americana de los Derechos de los Pueblos Indígenas, indica que niñas, niños y adolescentes indígenas tienen derecho a todos los niveles de educación, sin discriminación y en igualdad de condiciones; obliga también a los Estados a garantizar a las niñas, niños y adolescentes que estén fuera de su comunidad también el acceso a la educación en sus propias lenguas y culturas.

Sin más explicación espero que las líneas anteriores les hayan animado a darse una vuelta por este proyecto, y una revisada a las reseñas que con tanta ilusión creamos.

Escribiendo para resistir.

Reseñas
Aquí encontraras todas las reseñas Sigue mi blog Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.