Olga Kostakowsy Fabrikant nació el 28 de agosto de 1913 en Leipzig, Alemania. Sus padres, Ana Fabricant y Jacob Kostakowsy, originarios de Odesa, Ucrania emigraron a Alemania durante la Primera Guerra Mundial. Su padre, era violinista, director de orquesta y compositor.

La familia emigró a México y llegaron al Puerto de Veracruz el 7 de semptiembre de 1925 cuando Olga tenía 12 años. Se establecieron en la Ciudad de México y comenzaron a relacionarse con músicos, pintores y escritores como Diego Rivera, Frida Kahlo y Rufino Tamayo, entre otros.

En 1933 ingresó a la Escuela Nacional de Artes Plásticas, bajo la tutela de Carlos Mérida y Emilio Amero; a meses de haber iniciado, abandonó sus estudios pues no estaba de acuerdo con el sistema de enseñanza.

Durante sus estudios en la Academia de San Carlos conoció al muralista José Chávez Morado con quien comenzó una relación amorosa y con quien contrajo matrimonio en 1935.

Tomados de la mano fuimos al encuentro de una vida en común, unimos nuestras pobrezas materiales, pero también nuestras riquezas vitales, exteriores e interiores. Desde que nos conocimos nos hemos ido construyendo uno al otro. Si una pintura mía no la ha visto Olga, yo no la he visto completamente, y lo mismo sucede con esa pintura tan delicada que hace ella, y aunque vemos el mundo pictóricamente de distinto modo, nos completamos. – José Chávez Morado
Olga Costa y José Chávez Morado.

Olga cambió su apellido a Costa debido a las dificultades que enfrenta en el México post-revolucionario nacionalista, en el que a los artistas extranjeros no se les quería reconocer.

En 1936, Olga y su esposo se trasladan a Xalapa, Veracruz donde comenzó su proceso de autoformación como pintora y realizó las primeras obras de su carrera artística.

Manuel Álvarez Bravo, Retrato de Olga, 1940–1949.
Al ver pintar a José y a sus amigos empezó mi aprendizaje. Un mediodía les pedí colores y de pronto me encontré pintando. Pintábamos por puro gusto, sin pretensión alguna. Para mí todo empezó como un juego. – Olga Costa (Entrevista con Javier Aranda Luna, 1989).

Presentó su primera exposición individual en 1945 en la Galería de Arte Mexicano. Olga captó los rasgos esenciales de México y los plasmó en su obra con su propio sello; caracterizado por el uso del color, la luz, la geometría y la integración de elementos de la naturaleza como plantas, frutas y flores. Su fascinación por el arte popular, el medio rural y la naturaleza muerta son temas recurrentes en su obra.

Olga Costa, La Vendedora de Frutas, 1951.

Cofundó la Sociedad de Arte Moderno, el Salón de la Plástica Mexicana, la Galería Espiral y la colección de arte del Museo Olga Costa-Chávez Morado en Silao, Guanajuato. Diseó escenografías y vestuarios para el Ballet Waldeen.

El  28 de junio de 1993, Olga Costa murió a los 79 años en el Centro Médico Minero de Especialidades de la Ciudad de Guanajuato.

Obras de Olga Costa

Olga Costa, Desnudo, 1937.
Olga Costa, La niña de las palmas, 1944.
Olga Costa, Niño muerto, 1944.
Olga Costa, Autorretrato, 1947.
Olga Costa, Hermanitos, 1950.
Olga Costa, Corazón Egoísta, 1951.
Motivos Marinos, 1952. Mosaico de vidrio en el Balneario Agua Hedionda de Cuautla, Morelos. D.R.© Olga Costa / Somaap / México, de la obra. Fotografía; D.R.© Marco Pacheco / Artes de México.
Olga Costa, Caserío, 1955.
Olga Costa, La Valenciana, 1955.