"[...] uso un "visor", esto es, una hojita de cartón con un agujero, para buscar motivos para mis paisajes, y como suele pasar no he encontrado ninguno" Gustav Klimt, 1902

Gustav Klimt (1862-1918) paseaba con un visor para descubrir motivos idóneos para sus paisajes y con un catalejo para filtrar la naturaleza percibida y predisponerla según sus necesidades. El visor, un sencillo y refinado recurso, lo utilizaba para incluir el paisaje en un sector cuadrado que respondiera a sus ideas estéticas.

Desde 1899 utilizaba en sus cuadros un soporte cuadrado para desplegar un espectro de la exuberante naturaleza veraniega en el equilibrio armónico de esta forma geométrica clásica.

Casa de campo en el Attersee, 1914.

Klimt se dedicó intensamente al paisaje en la segunda mitad de su vida. Pintó más de 50 veces el paisaje del Attersee, en la Alta Austria: el lago, los bosques circundantes, los huertos, flores sueltas y edificios.

El paisajismo de Klimt remite al paysage intime del impresionimso austriaco de ambiente con paisajes particulares, representaciones de la naturaleza percibida individualmente fente a un paisaje heróico y clásico, como el cultivado todavía en la primera mitad del siglo XIX.

Estos paisajes suelen calificarse como "piezas recreativas" por la libertad de temas y posibilidades de experimentación pictórica, pero sobre todo porque fueron pintados durante los meses de verano en Salzkammergut. Resalta aquí la diferencia entre su pintura invernal que consistía mayormente en retratos por encargo y la pintura veraniega.

Klimt estaba estrechamente unido a la naturaleza y sorprende que no pintara paisajes, flores y jardines hasta después de 1900. Este cambio se suele relacionar con su deseo de realizar una especie de emigración interior y de desligarse de sus compromisos sociales. En su pintura, se reflejó en la dedicación a un tema no oficial y en la posibilidad de una realización pictórica libre, al margen de las exigencias convencionales.

Después de la lluvia (Huerto con gallinas), 1899.

Aunque en última instancia, el tema tenga su origen en la tradición del paysage intime, Después de la lluvia es por primera vez una visión de la vivencia personal. El colorido y los colores claros mezclados con blanco (que dejan atrás los tonos terrosos del siglo XIX) reflejan contactos con los impresionismos belga y francés.

No solamente es el tema y el colorido, sino el principio compositivo de la visión frontal y al mismo tiempo perspectivista (múltiples y variadas interpretaciones del mundo, en este caso, los paisajes). Forma que mantendrá y desarrollará durante los años siguientes alejándolo del impresionismo de ambiente.

Los paisajes de Klimt se caracterizarán también por la construcción consciente de la situación espacial, con un horizonte alto y más o menos cuadrados, ofreciendo generalmente la visión del río a contraluz, compuestos en torno al reflejo del paisaje de las orillas en el agua estancada y sin presencia humana.

Senda de huerto con gallinas, 1916.

Se observa un cambio en los motivos de Klimt, ya no aparecen el lago y los bosques circundantes, sino la naturaleza cultivada por el hombre, los campos de frutales y las huertas con diversos árboles y plantas; sin embargo, los ocupantes del paisaje son invisibles.

El girasol, 1907.

Con el transcurso de los años Klimt evolucionó desde la unión con la naturaleza de los simbolistas, de marcadas connotaciones místicas, hasta una concepción del paisaje propia, receptora de elementos expresionistas. Aún así, su intensa confrontación con la naturaleza hundía sus raíces en el simbolismo.

Existe la tendencia a equipararlo con la "incomprensibilidad" del tema como Hugo de Hofmannsthal (poeta, dramaturgo y ensayista austriaco) en 1907 entendía como característica de la época:

"La escencia de nuestra época es la ambigüedad y la vagedad. Solo es capaz de apoyarse en lo que se desliza y es consciente de que es deslizante lo que para otras generaciones era algo firme."

REFERENCIAS

Gvstav Klimt, Editorial Taschen, Biblioteca Universalis.